Reforma de la Ley Electoral, partido por un voto igual. | Preguntas frecuentes
Manifiesto por un voto en igualdad y una Ley Electoral justa. Es imprescindible, para una democracia sana y propia del siglo XXI, tener un sistema electoral más justo, que permita al ciudadano ejercer su soberanía en términos de igualdad y pluralidad política, argumentos recogidos todos ellos en nuestra Constitución.
reforma, Ley Electoral, Contitución, voto, igualdad, circunscripciones, umbral mínimo, barrera electoral, Congreso, Congreso de los diputados, Senado, Constitución Española,
156
page,page-id-156,page-template-default,ajax_updown_fade,page_not_loaded,

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes REFORMA LEY ELECTORAL:
– ¿Se puede tomar legalmente posesión del escaño en mitad de una legislatura?
Sí. Tanto la LOREG como el Reglamento del Congreso lo permiten y tienen mecanismos para ello. Hay casos en los que ya se ha hecho, al renunciar un diputado al cargo, por ejemplo, ya que el siguiente llega al cargo en mitad de la legislatura.
– ¿Se puede, en una legislatura, tomar y dejar el escaño cuantas veces se quiera?
No. Se puede tomar posesión 1 vez (cuando se quiera durante la legislatura) y se puede renunciar a él 1 vez. En principio no haría falta que tomaran posesión 2 personas, pero si hubiera que hacerlo (porque el Senado lo rechazara por ejemplo), la segunda vez lo haría el siguiente en la lista.
– ¿La toma de posesión para votar una ley se negociaría con otros partidos a cambio de votar a favor de otras iniciativas o para investir un presidente en una situación como la actual?
No. Para hacer eso habría que tomar posesión del escaño desde el principio, y además votar por cosas que no estarían en el programa electoral y eso va en contra de lo que proponemos.
Como mucho se podría usar para, inmediatamente después de que se aprobara el cambio de la ley electoral, se votara a favor de una moción de censura y una convocatoria de nuevas elecciones que se regiría por la nueva ley aprobada. (Esto daría motivo a uno o varios partidos en la oposición para aprobar los cambios que nosotros proponemos en la ley con intención de conseguir la convocatoria de elecciones anticipadas)
– ¿Qué pasaría con las subvenciones y sueldos?
Se usarían las herramientas legales a nuestro alcance para renunciar a todas ellas como hasta ahora.
Si no se toma posesión directamente, por la ley, no nos correspondería ninguna subvención. Si llegáramos a tomar posesión para votar un cambio en la ley, renunciaríamos a ellas y en caso de que legalmente no se pudiera se donarían l Estado.
– ¿Qué pasaría con el sueldo de los que tomaran posesión?
Los diputados tienen (salvo casos muy concretos) un régimen de exclusividad y de incompatibilidad laboral, es decir: el que tome posesión deberá pedir una excedencia en su trabajo. No parece lógico que esas personas pierdan por lo tanto sus ingresos laborales durante ese periodo, por lo que la propuesta inicial es que esa persona cobre lo mismo que cobraría en el trabajo del que pide la excedencia.
– ¿Qué pasaría con el excedente del sueldo o ingresos que no se puedan rechazar?
Para evitar discusiones sobre la mejor forma de emplearlos y la ideología asociada a cada decisión, esos ingresos se donarían al Estado.
– ¿Se pueden definir previamente las condiciones exactas bajo las que se votaría a favor de una reforma electoral?
No. Las reformas que creemos necesarias ya están plasmadas en el manifiesto que ya han apoyado varios partidos políticos (http://manifiesto.reformaleyelectoral.org), pero es muy difícil predecir qué nos vamos a encontrar en las leyes que propongan otros partidos.
Podríamos encontrarnos con una ley que contemple solo algunas de nuestras propuestas, y en ese caso deberíamos decidir si merece la pena conseguir los avances propuestos aunque no sean todos los que ambicionamos.
Podríamos encontrarnos con una ley que contemple todas nuestras propuestas, pero incluyese también otras que fueran en contra de un voto igual.
Podríamos encontrarnos con una ley que vaya en sentido totalmente contrario (por ejemplo, una propuesta de sistema mayoritario) contra la que quizá fuera necesario votar en contra.
Podríamos incluso optar a aprobar o rechazar cambios en la Constitución.
Cada una de esas votaciones implicaría matices que son imposibles de plantear a priori y que exigirían que la decisión se tomara con las condiciones concretas en la mano, y eso no deja más opción que votarlo en Asamblea.